Home / Letras / Poesía / Argentina / Miriam Mancini

Miriam Mancini

Buenos Aires, Argentina

Escritora y poeta. Profesora de inglés y maestra. Estudió psicología en la Uba, así como artes visuales y literatura. Participa en el grupo literario Pangea. Ganó certámenes de poesía en Argentina y participó en tres antologías de poesía latinoamericana de la editorial Dunken, así como en la antología Pangea editada en México y presentada en la FIL Formó parte de la colección ambulante de la editorial mexicana Dipsomania Poética con su plaquette La premura de las rosas, presentada en diferentes eventos literarios en México. Participa en la antología de poesía  Escrito en el viento, recientemente publicada por la editorial argentina Dunken. Su primer libro, aún en edición, se llama Irremediable. Actualmente está trabajando en otra plaquette titulada De desmorirse hasta nacer, con la misma editorial, y que será editada próximamente.

CONFESIONES

Es la voz que añoro la que abraza las sombras,
y siembra destellos en el aire.
Luego cae perpendicular a la garganta,
desarticulando las palabras.
Cuando me miras y no estoy al fondo de mis ojos,
habito los páramos de los recuerdos que aún me doblan en dos.
Cuando no estoy aquí,
estoy donde aún vibra mi sangre.
Hermana de la nostalgia es la memoria.
Porque el camino del olvido va tejiendo espinos.
Pero nunca llega a conquistar las tierras
donde la maravilla se clavó bajo las uñas.
No es que no te quiera. No, no es eso.
Pero es un único nombre,
el que da la perenne forma al amor.
Es el símbolo que nos envuelve en sincrónico compas,
el que escapa hacia todo futuro.
Eso que abruma, por indescifrable.
Eso que duele, por inextinguible.
Porque los destinos suelen cruzar a los que se reclaman en el camino.
Sí, te quiero, necesariamente te quiero.
Como se quiere el vuelo de un gorrión lejos de casa.
Tal vez lo puedas comprender un día.
Es que los fuegos que nos encienden enteros,
no se aplacan con los aguaceros.
Y de sus cenizas, regresamos plenos, aun ilesos.

***

DOCE CAMPANADAS

Sobre tu boca recayó el silencio
el eterno manto de los dioses muertos
una bala atravesó la noche,
Mientras un pájaro negro bebía de los recuerdos
En la larga noche de esta espera infinita
Donde se deshacen las horas
Y se escupen las alas rotas
De la carne y la memoria
El filo de los deseos parirá otra vez la aurora
Y aun sus luces
Acechara de muerte los rincones vacíos
Es tu ausencia la que enmarca
A parpados y a hastío
Un tren a ninguna parte,
Una melodía fantasma,
Una bandera a medio izarse
Y el café por enfriarse
Todas las benditas huellas que dejaste
Sicarias son del olvido.

Azules llamas, incendian los versos que no te escribo
Doce fueron las campanadas,
Doce las veces que jure mi vida,
Que aún te quiero conmigo.

***

El TALISMAN

Furtivos encuentros en calles angulosas,
una piedrita, en el bolsillo pa’ la suerte.
Quiso la vida retar de a ratos a la muerte.
Y susurrarme advirtiendo, el tiempo es un ardid,
melodía baladí, cuando son las 4 de la tarde,
y el mundo desaparece de repente bajo los pies.
Ansiarte es un habito que no requiere voluntad.
Por quererte pague entero el precio de la soledad.
Trémulas son las manos que se alzan inútiles,
para esquivar los golpes bajos. Y uno se termina
acostumbrando a los arboles sin hojas, a las veredas lluviosas,
a los amantes sin razón, al whisky barato,
a las noches furiosas. Y al dolor en el corazón.
Pero de pronto sobreviene un resplandor,
un ramillete de caminos vírgenes, y el sol se posa
en tus ojos, y son las 5 de la tarde la hora en que
el amor se hace carne. Y sonrío sin poder evitarlo.
Y penetra la calma casi como un sopor.
Y entonces, lanzo la piedrita al aire,
Pa’ la suerte de otra canción.

Check Also

Se Trata de la Vida

por Hugo César Moreno Hernández El abandono es una constante entre los panes y los …

Frente Norteño #2: Iván ‘Capo’ Artalejo

El Frente Norteño es un programa que engloba una serie de entrevistas dedicadas a buscar …