Home / Artes Visuales / Peaky —fucking— Blinders: Reseña de la Cuarta Temporada

Peaky —fucking— Blinders: Reseña de la Cuarta Temporada

Everyone’s a whore, Grace.
We just sell different parts of ourselves.
Thomas Shelby

El mejor programa de televisión del Reino Unido “Peaky –fucking– Blinders” recientemente dio fin a su cuarta temporada, y como soy un fan irredento, pensé en hablar de ello.

Si no has oído de ‘Peaky Blinders’, déjame hacerte una revisión rápida: ‘Peaky Blinders’ se basa en la historia verídica de una banda británica de mafiosos asentada en ‘Small Heath’, Birmingham en los años veinte. La historia se centra en la familia Shelby, en particular en su ambicioso y astuto protagonista: Thomas Shelby —interpretado por Chillan Murphy (‘Dunkerque’, 2017)—. Después de regresar a Inglaterra y tras haber servido en la Primera Guerra Mundial, Tommy y sus hermanos deciden construir un imperio que los lleva a cruzar caminos con gente “muy peligrosa”.

Si has visto ‘Boardwalk Empire’ (Robert Lieberman 2010 / 2017), sabrás que ‘Peaky Blinders’ es muy similar, ya que está ambientada en la misma época y teje la misma trama, ambas se complementan entre sí, y si disfrutaste de una, te regocijarás en la otra.

‘Peaky Blinders’ es una de mis series favoritas en todo el catálogo de Netflix; ¿por qué?, está bien escrita, pulcramente dirigida, con una fantástica banda sonora y un reparto increíble, en el que además de Cillian Murphy (‘Dunkerque’, 2017), incluye a Tom Hardy (‘Dunkerque’, 2017) en su mejor papel hasta ahora, Sam Neil (‘Thor: Ragnarok’, 2017), Helen McCrory (‘Loving Vincent’, 2017), Adrien Brody (‘Bullet Head’, 2017), Aidan Gillen (‘Game of Thrones’, 2011 / 2017) y Paul Anderson (’24 Hours to Live’, 2017) como Arthur Shelby. Así que no puedo recomendar a ‘Peaky Blinders’ lo suficientemente bien en un solo texto, ¡es una obra maestra!

Si eres un fanático del estilo ‘HBO’ de crimen/drama a la ‘Boardwalk Empire’, ésta es su versión del Reino Unido, y recoge migajas sueltas de ‘The Sopranos’, ‘The Wire’ y ‘Oz’. Ese tono, ese tipo de fondo y de narrativa en el que ‘Peaky Blinders’ se encuentra es completamente sublime, logra abrir un socavón en la televisión y meter en él a autores como Roberto Saviano, Nicolai Lilin, Nacho Carretero y Junichi Saga. Los dioses se han marchado, sólo nos queda la televisión, como decía Vázquez Montalbán.

En la cuarta temporada, el mafioso neoyorquino Luca Changretta (Adrien Brody), entra a escena con una bien ideada venganza contra “Los Blinders”, y nadie estará a salvo. Tommy Flanagan (Arthur Senior) es ahora el representante del ‘Partido Laborista de Birmingham’… y un cierto ¿Alfonse Capone? tomará cierta importancia.

Con una quinta temporada anunciada, el pensamiento de los personajes de ‘Peaky Blinders’ cruzado con aquellos de ‘Boardwalk Empire’ es ahora una especulación muy interesante.

Sin embargo, no me gustó nada en esta cuarta temporada la forma en que ocurrió la muerte de John Shelby (Joe Cole), no me gustó como se vio, se sintió un tanto forzada, la forma en que se retrae, la forma en que camina con su rifle mortífero sin tomar ninguna precaución para tratar de sobrevivir, incluso la manera en que los hombres de Changretta ejecutan el golpe, parece todo desordenado, completamente decepcionante; esperaba una buena escena, algo impactante, auténtica, histórica, la muerte de un personaje con el que estoy completamente obsesionado; pero nada, eufemismo sobre palomitas.

Me convenció, por otra parte, la historia de Arthur Shelby (Paul Anderson), un personaje con muchas aristas, nada fácil, poco predecible, y Anderson ofrece el mejor rendimiento de él en esta cuarta temporada; ya que es el más conflictivo de todos ellos, viviendo al margen, viviendo dos vidas distintas, una, con su esposa cristiana bastante estricta, metódica, y la otra, con “Los Blinders”, las drogas, la violencia, la oscuridad.

Voy a extrañar a Alfie Solomons, el mejor papel antagónico de Tom Hardy, el personaje favorito de la serie para muchos. Solomons carece de tiempo y presencia en la pantalla a lo largo de la serie, probablemente hemos tenido entre diez y veinte minutos de él, pero es como si esos momentos fueran oro. Es denigrante y es una pena que no volvamos a verle; la escena de su muerte —a diferencia de la de Shelby— es ejecutada de una manera más satisfactoria, no es cursi y funciona bien, se dirige bien, ¡sale por la puerta grande, justo a la manera de Alfie Solomons! Aiden Gillen fue una gran adición al reparto, un completo acierto, Aberama Gold es un personaje interesante, es atrayente la conexión que tiene con Polly (Hellen McCrory), es muy ambiciosa esa historia y esa unión que mantiene con su hijo, que se convierte en un boxeador profesional, ¡grandioso!

Luca Changretta (Adrien Brody) es un gran, gran personaje, no sólo es una muletilla; es él el auténtico villano de la temporada, representa la mayor amenaza para “Los Blinders”, al menos, hasta la cuarta temporada;  especialmente después de la muerte de John Shelby (Anderson). Definitivamente, tiene un aura oscura sobre su cabeza, que no proviene completamente de la actuación de Adrien Brody,  es algo místico, se siente como si Brody estuviera haciendo su mejor Marlon Brando en la categoría de ‘El Padrino’, con esa personalidad y ese rasgo que le adhirió a su personaje —marca de Adrien—: el palillo en la boca.

Helen McCrory sigue dando una fantástica actuación como Polly, una especie de madre para los Peaky Blinders; en los tres o cuatro primeros episodios realmente me molestaba mucho, ella actúa tan ruda que me hirvió la sangre —como una auténtica madre—, pero al final de la temporada volví a ser un fanático frente a ella.

Arthur Shelby (Paul Anderson) es el gran protagonista de esta temporada. Michael Gray (Finn Cole) es un verdadero hijo de puta, estuvo en cama durante la mayor parte de la temporada pero encontró tiempo para traicionar a Tommy Flanagan (Arthur Senior); fue agradable verlo en La Gran Manzana, discernimiento de su historia.

Tommy Flanagan y Arthur Senior una vez más salvan la temporada, ahora nos queda esperar esa otra clase de narrativa en la quinta entrega, esperar por la ansiada vuelta de tuerca, el giro de ciento ochenta grados, esperar, especialmente, por el ¿ansiado? episodio final; que se vuelva a conectar ese golpe, el Uppercut, el Knockout a lo Julio Cortázar; creo que después de esta temporada nos quedaremos acostumbrados a ese flujo sanguíneo que viene seguido del ingenioso trancazo en la testa, así que espero esquina en la siguiente entrega, el alivio y volver a combatir.

         Al Capone, ¿eh? ¡No puedo esperar!

 

***

Season 4 (Trailer)

About Mixar López

Narrador, cronista y periodista musical. Colaborador de las revistas Operación Marte, El Fanzine, Fanatika, Melo Magazine, Radar Magazine, I Noticia, Letras Explícitas y Quarter Rock Press. Desde hace tres años vive en Des Moines, Iowa, Estados Unidos. Sus intereses varían desde la música, las series de Tv, la literatura y el periodismo Verité o periodismo Gonzo. Su filosofía de escritura creativa es ir a la yugular de la experiencia y estar atento a pensamientos capaces de penetrar la realidad. Vive afanado en hallar verdades y tan pronto como considera que ha dado con alguna, siente el vivo deseo de comunicarla a otros: entonces surgirá la escritura. En la actualidad, prepara su primer libro de crónicas, 'Prosopopeya: La voz del encierro'.

Check Also

Se Trata de la Vida

por Hugo César Moreno Hernández El abandono es una constante entre los panes y los …

Frente Norteño #2: Iván ‘Capo’ Artalejo

El Frente Norteño es un programa que engloba una serie de entrevistas dedicadas a buscar …