Home / Artes Visuales / La Mar en el Color

La Mar en el Color

¿Por qué la mar? Alguna vez leí en alguna novela, creo que de Joseph Conrad, que los marineros suelen o solían nombrar el mar en género femenino por la ausencia de mujeres cuando se ausentan de la tierra. Así recuerdan a la gran madre dadora de vida, que en sus profundidades húmedas trae el alimento del hombre y en su bastedad deja que los pesqueros naveguen. Por la mar, manadas de ballenas en la oscuridad cantan a lo plateado de la oscuridad. El hombre siente la magnitud y soledad del sonido de la vida dentro, dentro de la mar. Pero no se queda ahí, he escuchado en alguna parte el juego de palabras: la mar/ el amar / de la  mar/ el mar.

Algo vasto es sinónimo de mar. Hay grandes novelas ambientadas en extremadas mantas azules. En el mar el capitán Ahab perseguía a cetus blanca y eterna; o Axel va de isla en isla, buscando algo, hasta que encuentra a Lena, en Victoria de Joseph Conrad; o  Nissen Piczenik de Joseph Roth va a morir en un océano. Ondas que golpean las costas, sirenas atisbadas, enigmas que hacen fugas de creatividad, algo que hemos de encontrar en nosotros ¿qué hay del mar? Como en todo aquello que miramos por primera vez  a cada minuto para meternos en el embelesamiento de las aguas saladas, dioses del agua que hemos inventando, como Yemayá para dar origen de lo que nos agrada de esa vastedad azulada.

Las historias son bastantes en la literatura. También abundan obras pictóricas del mar, una de ellas es La Venus de Botticelli, donde se ve el nacimiento de la Diosa; pero hay dos obras pictóricas del mar que me agradan bastante y creo que puede darse la ambivalencia del día y la noche en dos artistas. Por un lado Joaquín Sorolla, el pintor de la mar, (tiene más de 60 cuadros utilizando el mar), muestra en sus colores sus portentos y habilidades con el color para hacer olas de luz, veamos el siguiente cuadro.

A l’Eau! / Óleo sobre lienzo. 81 x 100 cm. Caisse D’Epargnede Valence. Valence.

El formato es mediano, no dudo que haya hecho varios estudios antes de tener el cuadro, una paleta impresionista, donde no se utiliza tierras de sombra y mucho menos el negro. Dos jóvenes en un paseo, listos para sumergirse en las profundidades de la mar. Sin lugar a dudas este cuadro es un destello o resplandor de vida, el Día. Lo apolíneo llena este cuadro. La vida se desborda por todas partes, los personajes son esos jóvenes que están listos para las delicias de la vida y para descubrirla.

El otro artista es Vincent Van Gogh, un post-impresionista, iniciador del expresionismo, que en sus trazos contrae lo dionisiaco, la noche acompaña sus cuadros hasta llegar a lo hondo, al ser, donde sujeto y objeto se pierden en el lienzo, veamos su cuadro.

Noche estrellada sobre el Ródano/ 1888. Óleo sobre lienzo. 72.5 x 92 cm. Museo de Orsay. París. Francia.

Aquí aparece el mar en la oscuridad, los azules ultramar y Prusia juegan un papel importante, el cielo reflejo de las olas en la oscuridad, pequeñas estrellas, un ritmo jocoso en la composición pictórica, y ahora en primer plano dos personajes gozando de la brisa nocturna, muy seguramente es el artista, pues es un peligroso con su amada, parece dos fantasmas. Habría que intentar trabajar en la oscuridad como lo hizo este artista.

Sólo para cerrar les dejaría con unos versos de Enrique González Martínez de su poema Frente al mar:

¡Oh, mar! Jamás alguno de los que el alma adora
cruzó por tus abismos, ni desde el alta proa
me dio su despedida con temblorosa mano;

y víctima, no obstante de extraño desvarío,
yo siento que tus ondas se llevan algo mío
y tornan mensajeras de un ósculo lejano.

About Enrique Ramírez

Estudió en la Facultad de Artes y Diseño de la UNAM. Participó en el taller de literatura de Eusebio Ruvalcaba. En 2011 recibió una mención honorifica en el concurso de poesía Max Rojas. Cuenta con varias exposiciones colectivas, entre las que destacan: 2016 6×6, en Rochester Contemporary Art Center’s, New York. E.U.A., Intersticios corpóreos II, en el festival de arquitectura 2015 Mextrópoli. Tiene cinco exposiciones individuales, la más destacada en 2017, en el museo de las culturas de Iztapalapa, instalación: Cuerpo. Ha sido seleccionado para un par de certámenes de pintura entre los que se encuentran: Bienal UNAM 2016. En 2016 publicó el poemario No muchas aves cantan en la oscuridad (Gorrión Editorial). Ha colaborado en las revistas literarias ‘Los bastardos de la uva’, ‘Molino de letras’, ‘Letras de reserva’, entre otras. A la espera de su segundo libro ‘Hojas de Otoño’ (Rizomarte). Ha participado en la antología de cuento: ‘Piedras Heridas’ (Porrúa editorial) y antología de cartas: ‘posdata / post mortem’ (Vodevil editorial).

Check Also

Se Trata de la Vida

por Hugo César Moreno Hernández El abandono es una constante entre los panes y los …

Frente Norteño #2: Iván ‘Capo’ Artalejo

El Frente Norteño es un programa que engloba una serie de entrevistas dedicadas a buscar …