Home / Música / El Ruido Eterno / Kristian Aguilar: Rompiendo las convenciones de la canción

Kristian Aguilar: Rompiendo las convenciones de la canción

Una entrevista con Kristian Aguilar, el último trasgresor del pop underground, hablando de “El Reino del Revés”, su reciente material discográfico.

Por Eve Morales Rubio

Hay discos que son controversiales en su momento y crean un mito subterráneo con el tiempo. El Reino del Revés podría convertirse en uno de ellos. Creado por Kristian Aguilar, un compositor de origen extranjero que, como sucede tantas veces, viene a entregarnos una panorámica mucho más real de la que nosotros los mexicanos (y latinoamericanos en general) podríamos tener. Tuve acceso a esta obra y  nacieron en mí no pocas inquietudes y preguntas acerca de ella y de su autor. Y claro, como intuía, me encontré con un músico más cercano al arte de vanguardia que a un poser rock adolescente. Un artista atípico, ingenioso y polémico, que no deja nada a medias tintas.

El Reino del Revés”, un disco maldito. Has llegado al punto de ser insultado por él?
K: Muy poco, pensé que sería peor. Conozco la doble moral de la turba y esperaba ser vetado/vetarro, pero solo hubo algunos repudios esporádicos.

Es un signo social bueno? No sorprenderse con letras así.
K: Totalmente. Todavía estamos atados, como sociedad y como seres individuales. Pero siempre hay obras que tiran las piezas del tablero: yo intenté hacer algo de eso, que la canción pop se desligara de toda moral. Como escribí en el Manifiesto del Terrorismo Pop, eso sucede todo el tiempo en el cine y el teatro, en menor medida en la literatura. Sin embargo, sorpresa; el público promedio del rock se espanta y es el primero en dejar la silla.  Y no me sorprende, hoy en día el rock es un gatito inofensivo, hay que ir a buscar en el reggaetón o en géneros marginados voces que nos sorprendan y lleguen socialmente donde la música comercial no se atreve. En cuanto podamos convivir con nuestras miserias y errores podremos proceder como masa crítica y consciente.

E – La música de este álbum tiene mucha influencia de los Beatles y la psicodelia. Fue una meta o se fue dando naturalmente?
Desde que nace el concepto del disco (por el 2011) ha ido mutando hasta encontrar su verdadera identidad. Y cada disco que realizo tiene su idioma, su propia filosofía. Uno puede ser folk, otro rockero, otro avant-garde; uno bello y otro horrible. El Reino pedía a gritos tener toda esta parafernalia psicodélica. Quería hacer un disco muy pop, de buen pop. Siempre me fascinaron esos discos diversos. No diversos en teoría, diversos en serio. Y los Beatles fueron los mejores en ese sentido, capaces de reinventarse en cada canción. Cualquiera que haga música sabe que es algo muy difícil de lograr. Incluso no estoy seguro de haberlo hecho con éxito yo. Pero justamente crear estas letras y depositarlas en cuerpos (canciones) pop es mucho más shockeante que escucharlas en Metal, Punk o rock pedorreta barrial del tipo de Panteón Rococó o Caballeros de la Quema, que ya tienen la cabeza quemada.

E – El disco es enriquecido por numerosas referencias a la cultura popular. Como fue trabajar con eso?
K – Ante todo, soy un consumidor de música, incluso antes de mi labor como compositor. Siempre me ha gustado incorporar elementos culturales, colorear con simbolismos, referencias y homenajes, algunos más visibles que otros. Puede parecer pretencioso, pero me fascina la historia por ejemplo… tengo la oportunidad por medio de letras de introducir todo eso en mis canciones y no me detengo.

E – Te sientes cómodo en la escena emergente de rock mexicano?
K – Me siento cómodo porque no estoy en ella ni tampoco me interesa acercarme. Si estuviera pujando por una migaja de ser la nueva promesa indie o alguna mierda así, no estaría cómodo. No sé si sea casualidad o no, pero los artistas con los cuales me identifico no están en boca de los medios ni de managers que venden sus productos. No salen en el Vive Latino. O incluso, artistas que no les ha ido bien históricamente y que, algunos de ellos, muchos años después han sido levemente reivindicados. Cuando se genera cierta actitud empresarial alrededor de algo artístico, lo más probable es que lo bueno, honesto y creativo se pierda, porque choca con los intereses de la industria y las ideas brillantes nunca son aprobadas por un gilipollas de portafolio o salido del SACM. Me cago en la SACM y toda su cagada prefabricada.

E – Que influencias tuviste a la hora de crear este álbum?
K – Escucho mucha música diariamente….a la hora de hacer un balance es difícil darse cuenta que es lo que se te quedo y que usaste de todo eso para tu música. Conscientes e inconscientes. Hay influencias claras en este disco, eso si. The Kinks, El Sgt. Pepper y el Magical Mistery Tour de The Beatles, los dos primeros discos de Pink Floyd. Y como hay géneros muy variados, dependiendo la canción intenté acercarme a sonidos o artistas más específicos. En lo extra musical, la obra de George Orwell y algunas vanguardias del siglo XX.

E – Hay mucha gente implicada en el proyecto ¿Me cuentas quiénes son?
K – Amigos, colegas…gente talentosa y libre. La mayoría de ellos tienen sus proyectos, algunos con renombre, otros que van empezando. La pase muy bien con ellos, y pese a las críticas de otros, su colaboración fue un apoyo enorme en lo mental, porque me hicieron saber que no estaba haciendo las cosas mal. Y esa situación me hizo imaginar cómo debió sentirse mucha gente que, en su afán de crear algo extraño, único o controversial, se quedaron solos y no pudieron materializar su creación. Y es triste, porque el mundo te tira para abajo, como decía Charly (García).

E – Tu forma de trabajar con las letras es realmente original. Que te llevó a escribir así?
K – Experiencias e información que recibes, sin duda. Si hubiera creído que en el mundo solo existía Queen, entonces probablemente me habría quedado escribiendo cosas como “Que grande es tu amor esta noche, nene”. Cuando somos pibes creemos que el rock es eso y ciertas conductas que vos ya sabes. Poco a poco me fui topando con artistas únicos que crean nuevos lenguajes en el arte, eso me fascinó. Encontré en ellos el verdadero rock. Momus, Luke Haines, Leonard Cohen o el mismo Jorge González (de Los Prisioneros) me marcaron en ese sentido. Por mencionar algunos.

E – Has encontrado trabas a la hora de difundir un material así?
K – Claro. Y me lo veía venir. Pero no hago un disco pensando cuantas puertas se me van a abrir o qué posibilidades tiene de pegarla, no es lo mío. Yo hago discos porque me hace feliz y porque me gusta crear; difícilmente lo que yo haga pueda satisfacer a un público mayoritario. Sin embargo, sé que existe gente que puede interesarse por obras así (lo sé porque yo soy uno de ellos a la hora de consumir música). Algunos te dicen que por cuestiones de la empresa no pueden rotar “Un hombre feliz” (sencillo del disco) y se entiende. Pero el colmo es cuando hay medios independientes supuestamente progres y sacan a relucir excusas muy pobres, casi subestimándome. En el Manifiesto está claro: somos libres y hay que usar esa libertad en lo que hagamos como creativos. Mira, Saúl Hernández o Molotov en la actualidad hacen letras para gente con coeficiente intelectual bajo y música con el estándar comercial actual, tal vez porque los tienen amarrados a crear redundancias, o simplemente porque son unos pelotudos…. Si nosotros, que somos libres, autónomos y nadie nos dice cómo hacer nuestro arte, no rompemos las reglas y dejamos de hacer letras trilladas, progresiones de acordes convencionales, estructuras predecibles, sonidos a la Arctic Monkeys o “punchis punchis” ….quien carajo lo va a hacer sino??

E – Terrorismo Pop significa transgredir?
K – No necesariamente. No busco trasgredir por trasgredir. Eso se lo dejo a Albert Pla o las bandas punk que van empezando. El Terrorismo Pop es acerca de desprendernos de convenciones,  nada más. No esta enemistado con la belleza. De hecho, estoy preparando un disco delicado y conceptual que tiene como protagonista a Alejandra Pizarnik, solo con piano. Como verás, nada tiene que ver con el “Reino”.

E – Como continúa la historia de Kristian Aguilar?
K – Continúa de forma bastante imaginable, el tipo sigue haciendo discos hasta quedar sordo y se haga caca encima. Por lo pronto tengo una agenda fascinante de nuevos discos para los siguientes dos años, lo cual me tiene muy entusiasmado, cosas que nadie se imaginaría que haría y otras más comunes. Muy ligadas a la literatura y lo conceptual… menos canciones pop. Pero no os preocupéis, el Terrorismo Pop recién empieza….

Eve Morales Rubio

Febrero, 1989. Egresada de la Licenciatura en Comunicación y Periodismo por la UNAM. Ha participado en diferentes colectivos artísticos, festivales, emprendimientos culturales y sociales. Amante del cine, la gastronomía y estudiosa de la música popular. Radica en Toluca y alterna sus labores entre el periodismo, la cultura y el turismo.

About Operación Marte

Cualquier comentario que gusten mandarnos, no duden en escribirnos a contacto@operacionmarte.mx y, si gustan colaborar con nosotros, háganlo a colaboraciones@operacionmarte.mx

Check Also

Moisés Robles Rodríguez

México, 1984 | Licenciado en filosofía, escritor y fotógrafo. Recientemente ha publicado en las revistas …

Jeff Rosenstock: eres un Tesoro Generacional

Es lunes ocho de enero. Los amantes de la música en todas partes, se encuentran …