Home / Periodismo / La Tribu / Frente Norteño / Frente Norteño: Ricardo De Vicente Cortes

Frente Norteño: Ricardo De Vicente Cortes

Lázaro Cárdenas, Tlachichuca, Puebla. 1990. / Médico Veterinario de profesión por la BUAP y Poeta de convicción. Su obra poética es des-generada vivencial, puesto que nos lleva desde la crudeza de una ciudad capitalista donde se vende la humanidad por unos pesos al cálido dolor de un corazón roto enredado en la falsa ilusión de los bares, todo contado por sus alter egos. En 2016 publicó una antología electrónica llamada “Autopsias Verbales”. Ha tomado talleres de Poesía y creación literaria donde resalta: Poesía en Voz Alta en Casa del Lago (CDMX). Actualmente se encuentra preparando un segundo libro electrónico y llevando una eterna pelea interna por escribir.

La siguiente colaboración forma parte del programa Frente Norteño, el cual busca difundir la mirada de diferentes voces poéticas originarias o radicadas en el Norte de la República Mexicana, partiendo de la dirección de Israel Gayosso y su labor dentro del Movimiento de Poesía Norteña.

TU CUERPO SÓLO SE MIDE CON MIS BESOS

Hay veinticinco besos
de tu cuello a tu entrepierna,
seis besos y dos lenguas
de tu seno izquierdo al derecho;
doce besos de tu tobillo a tu ingle
y tres mordidas arriba de tu rodilla.

Hay cuatro de mis dedos recorriendo
de tus cervicales a tu coxis
y tres mordidas en tu cuello.
Dos labios y diez uñas
de tu omóplato izquierdo
a tu omóplato derecho;
tres manos de uno
de tus glúteos al otro.

De tu pubis a tu clítoris
hay una lengua,
dos dedos y una boca
succionando en tu entrepierna.
En tu ombligo hay un universo
de sueños anidando
y a la espera de mis dedos.

Cinco besos de la punta de tus dedos
a tu muñeca,
y en medio están mis dedos,
y en medio de la palma de tu mano
un corazón taquicárdico enamorado.

En tu cuerpo
está escondido tu orgasmo,
(mis células pasan la noche buscando)
En tu cuerpo
están los versos
que te robo todos los días
(para sentirme poeta).
En tu cuerpo está mi vida entera.

Tu cuerpo no se mide
con centímetros, ni con tallas;
tu cuerpo sólo se mide con mis manos,
con mi lengua, con mis dientes, con mis labios…
Tu cuerpo sólo se mide con mis besos,
besos que nacen en mi boca
y que reclaman caminar entre tu piel.
(Piel que es el cementerio de mis labios).

Hay un corazón
enamorado entre tus manos.

***

ES EL CORAZÓN

La cuidad gotea
del suelo al cielo,
una bocanada de humo ardiente
trepa mis entrañas,
del infierno hacia mi boca.

Es el corazón
que rasga la caja torácica
intentando salir del vacío;
intentando salir del encierro
del cementerio
incrustado en él mismo.

Camina de cabeza sobre la humedad del concreto,
haciendo reír a las ratas del recuerdo que infestan
la calle de tus besos,
tratando de hallar la calidez de tu cuerpo,
tendido sobre la placa fría de mi exilio…

Es el corazón,
quien gotea lentamente
recuerdos de la aorta
para alimentar el suelo subterráneo
del contacto de tus manos.

Es el corazón
quien mantiene vivas
nuestras esperanzas híbridas
de volvernos una sola piel.
Es el corazón
quien sale de la mazmorra del orgullo
para buscarte
en esos lugares con el hedor
de nuestras memorias en putrefacción

Es el corazón,
y no la cuidad ni el amor ni las ganas
ni mucho menos yo el que te busca
olfateando tus pasos entre la niebla
de tu rencor.

Es él, y no yo…

***

PRESAGIOS

A Adriana Salvador V.

Cuéntame lo que los muertos
le susurran a la noche,
lo que los entes suicidas
le sollozan a la madrugada ebria .
Cuéntame como la locura
carcome la mente
de las meretices, su soledad.

Dime, amor:
¿por qué sólo vienes de noche?
¿Por qué la ausencia besa presa del olvido?
¿por qué te reconozco en la niebla de mis latidos?
¿por qué tu sexo huele a mi soledad?

Amor, guárdame un poco
de la tristeza que sienten
las madres de lxs desaparecidxs,
de lxs 43 “sin rostro”
porque quiero que mi rabia llore
y nuestras gargantas exploten
al grito unísono:
“¡Justicia para todxs!”

Cuéntame la historia
en que la noche
se nos hace eterna,
en la que el ser humano
es parido por la corrupción
y se visten de pendejos
para volverse políticos…
Incendia el perfil de mí alrededor.
El triste tono sutil de la poesía
en la que se sumerge mi alma podrida de vivir.

Cántame los presagios y las historias
con las que los Mara’akame
crían a los Wixaricas,
para danzar en el fuego nuevo azul
del cielo eterno de los bendecidos por el Hikuri.
Cuéntame el ritual
del venado azul
que rescató el día longevo
del corazón de Wirikuta.
Amor mío,
incendia nuestra noche fugaz
donde nos trasmutamos en un solo ser.
Incendia la esperanza de nuestrx desaparecidxs.

Check Also

Se Trata de la Vida

por Hugo César Moreno Hernández El abandono es una constante entre los panes y los …

Frente Norteño #2: Iván ‘Capo’ Artalejo

El Frente Norteño es un programa que engloba una serie de entrevistas dedicadas a buscar …