Home / Letras / La Lengua de Babel / Dos Palabras Sobre Raymond Carver

Dos Palabras Sobre Raymond Carver

Dreams, you know,
are what you wake up from. 
Raymond Carver | The Bridle

“No hay talento más valioso que el de no usar dos palabras cuando basta una”, decía Thomas Jefferson. Me gusta la brevedad, y por eso releo a Raymond Carver. En él existía esa brevedad que llenaba de regocijo a los lectores más fugaces y atareados. Pero esa manera de ver —y escribir las cosas— no puede ser imitada luego por otro escritor. El Mismo Carver, en “Escribir un Cuento”, decía que es posible hablar de lugares comunes y de cosas usadas comúnmente con un lenguaje breve, y dotar a esos objetos con los atributos de lo inmenso; con un poder renovado es posible escribir un diálogo aparentemente inocuo que, sin embargo, provoque un escalofrío en la espina dorsal del lector, como bien lo demuestran las delicias debidas a Nabókov. Esa es, de entre los escritores, la clase que más me interesa: la clase breve.

De Carver recuerdo su ¿Quieres hacer el favor de callarte por favor? (1976), De qué hablamos cuando hablamos de amor (1981), Cathedral (1983) y Si me necesitas llámame (2000). Relatos en donde la brevedad se apodera del argumento y edifica una arquitectura de palabras finas y transparentes, una atalaya de cristal, oficio depurado y una manera elegante  de narrar las historias, que muchas veces caían en lo confabulado y lo aterrador, pero sin caer nunca en lo obsceno de manera técnica, sino en ese realismo sucio, que trataba sobre temas cotidianos (sin nada heroico, con un estilo seco y sin concesiones retóricas): “odio, por el contrario, la escritura sucia o coyuntural que se disfraza con los hábitos de la experimentación o con la supuesta zafiedad que se atribuye a un supuesto realismo”.

Carver también tuvo el —¿buen gusto?— de separarse de este mundo con brevedad: apenas a los cincuenta años. Murió en Ridge House en 1988. “Desde entonces se gana la vida guardando de peligro a Tess Gallagher, cerca de Port Angeles, probablemente”, como escribió Jaime Priede.

A Raymond Carver le debo esa brevedad, que para mí es la clave del ingenio —nada de mamotretos—, y esa etiqueta tan mal usada y poco confeccionada que es el REALISMO SUCIO: tan sólo dos palabras nada más.

‘What We Talk About When We Talk About Love’ | Raymond Carver

About Mixar López

Narrador, cronista y periodista musical. Colaborador de las revistas Operación Marte, El Fanzine, Fanatika, Melo Magazine, Radar Magazine, I Noticia, Letras Explícitas y Quarter Rock Press. Desde hace tres años vive en Des Moines, Iowa, Estados Unidos. Sus intereses varían desde la música, las series de Tv, la literatura y el periodismo Verité o periodismo Gonzo. Su filosofía de escritura creativa es ir a la yugular de la experiencia y estar atento a pensamientos capaces de penetrar la realidad. Vive afanado en hallar verdades y tan pronto como considera que ha dado con alguna, siente el vivo deseo de comunicarla a otros: entonces surgirá la escritura. En la actualidad, prepara su primer libro de crónicas, 'Prosopopeya: La voz del encierro'.

Check Also

Vangelis no se murió (el jueves)

En horas imprecisas del pasado jueves, alguien en algún punto del Uruguay fingió la muerte …

Mauricio Neblina

Ciudad de México, 1993. Estudió Ciencias de la Comunicación. Actualmente cursa el Diplomado de Creación …

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE