Home / Periodismo / Columnas / Del Aparato Psíquico al Aparato Institucional

Del Aparato Psíquico al Aparato Institucional

Tras los conceptos fundamentales que se conocen como ello, yo y superyó, constitutivos del aparato psíquico, otorgándoles funcionalidades políticas o encontrando las mismas en la tríada que divide los poderes de los estados occidentales; podríamos maridar, sin temor a que digamos nada que no se traduzca como real, como operando en lo simbólico y tal vez en lo arquetípico de lo imaginario, que el ello es el poder legislativo (el carácter deseoso de la ley, que muchas veces hasta resulta, o todas las veces, incumplible en tales términos) el yo (la ejecución de lo presente, o la administración de lo circundante, el poder ejecutivo) y el superyó (penalidad y contrarresto de lo deseante puro, poder judicial). La explicación psicológica o psicoanalítica del molde institucional que concibió y concibe el engranaje mediante la cual la ciencia política creyó concebir algo que le perteneciera en un porcentaje destacable, no es más que la prueba fehaciente que de la frase “lo personal es político” debiéramos buscarla en su trasfondo, en lo subyacente, para explicitar que lo político-democrático, actual, estructurado como está, jamás podrá permitirnos algo más allá de un tratamiento; y jamás una cura, respuesta determinada, acabada o definición manifiesta. Se trata de nuestra condición, no de los sistemas, ni de como estemos cada uno de los cuales podemos llegar a interpretarlo, o en el mejor de los casos, plantearlo bajo modificaciones.

En la siguiente como brillante síntesis para un artículo que busca enhebrar también el vínculo entre psicoanálisis y política, Nora Merlín, nos alumbra de la siguiente manera: “Recordemos brevemente el planteo que hace Freud en Psicología de las masas y análisis del yo. Afirma allí que las masas son asociaciones de individuos que se manifiestan con características bárbaras, violentas, impulsivas y carentes de límites, en las que se echan por tierra las represiones. Son grupos humanos hipnotizados, con bajo rendimiento intelectual, que buscan someterse a la autoridad del líder poderoso que las domina por sugestión. Se trata de una constitución libidinosa producida por la identificación al líder, en la que una multitud de individuos pone en el mismo objeto (el líder) el lugar del ideal del yo –operador simbólico que sostiene la identificación de los miembros entre sí–. Por lo tanto, dos operaciones constituyen y caracterizan a la masa: idealización al líder e identificación con el líder y entre los miembros. En resumen, la masa implica una respuesta social no discursiva sino puramente libidinal”. (Merlín, N. “Laclau y el Psiconalísis”, Página 12. Buenos Aires. 22 de Abril de 2014.)

El artículo de la autora, como su título lo indica, continua con una interesante interpretación del giro psicoanalítico, mediante el clivaje “populismo” que le daría, según su consideración Laclau, a lo expresado por Freud, que naturalmente leen la perspectiva desde el fenómeno sujeto y sus conflictividades. Y para nosotros, sin embargo, la lectura pasa por pararse desde la óptica de lo estructurado, tanto en lo que luego deviene como lenguaje pero que funge cual aparato psíquico y luego político, que replica la misma y tajante estructuración.

En el aparato psíquico (del que no queremos profundizar tanto por economía del lenguaje, como por el riesgo que implicaría el salirnos de eje) que navega bajo (en la mítica referencia del iceberg) los tópicos de lo consciente, lo preconsciente y lo inconsciente; la réplica política es cabal y contundente.

El aparato político que sostiene los tres poderes del estado (hemos trabajado, sobre todo en la razón de ser del poder judicial y de la necesidad que le brindan los politólogos de ese contrapeso con los otros poderes, pero que a nivel argumental es escaso o pobre, desde Montesquieu en el “Espíritu de las leyes” a todos sus continuadores como muestra fehaciente de lo que afirmamos nos replica la estructura no obramos ni pensamos política o racionalmente) navega en la legitimidad y en su continuidad. Por obra y gracia, los tres tópicos que le permiten tal transitar no son más ni menos que las clases sociales, o grupos o facciones que bien podrían dirimirse entre los que participan o son parte (políticos, clase alta, elite, círculo rojo, dominante), los que desean serlo porque lo han sido (ellos o familiares) o porque tienen condiciones para creer o sentir que podrán ser parte (clase media); y finalmente los que no tienen conciencia de lo que les está ocurriendo ni a ellos, ni en su rededor, los pobres, marginales o en estado de excepción (permanente, bien vale el oxímoron) que sólo pueden ocuparse de sobrevivir de rato en rato.

Como acabamos de ver, los tópicos están replicados y más allá de semánticas o de nominaciones, la estructuración de nuestra política actual, y por ende sus conflictividades, tienen mucho más que ver con las estructuraciones con las que nos arrojaron al mundo. Lo personal no sólo es político, sino lo psicoanalítico lo es.

Como bien sabemos, a título de adagio: “Es a esa articulación de la verdad a la que Freud se remite al declarar imposibles de cumplir tres compromisos: educar, gobernar, psicoanalizar” (J. Lacan, Lectura Estructuralista de Freud, Pág. 178) tal vez pueda resultar ahora, más comprensible, entendible o analizable. Precisamente a Lacan se le atribuye también una frase a la que estaríamos haciendo honor: “Sí usted no entiende mis textos, tanto mejor, tendrá la oportunidad de explicarlos”.

En lo posible, que es lo pasable, lo transitable o lo vivible, cada quién sabrá qué hacer con lo suyo (en el mejor de los casos con la guía de su analista). Lo significativo, al menos para nosotros, es que así como toda la academia-cultural e intelectual consideró y considera que sus administradores o políticos deben conocer de derecho, leyes, ciencia política (en esta periodicidad le están agregando la exigencia de conocimientos económicos) y demás; estamos en condición de afirmar que bajo la estructura que nos estructura y por la que estructuramos lo político, tener un guía político, un buen político entendido en ese significante extenso de bueno, sería alguien que comprendiera ciertas nociones analíticas, al menos sí no la ve o no se interesa, que las respete, que las valore y que no las desprecie.

Bajo tales signos, estamos determinados más allá de nuestros gustos, placeres, gozos e incluso de nosotros mismos.

About Francisco González Cabañas

Originario de Corrientes, Argentina, publicó su primer libro en el año 1999: “El Macabro Fundamento” (novela) (Editorial Dunken), al que le seguirían “El hijo del Pecado” (Editorial Moglia, octubre de 2013), y las obras de filosofía y ensayo político “El voto Compensatorio” (Editorial Ediciones Académicas Españolas, Alemania. Abril de 2015), “La Democracia Incierta” (Editorial SB, Junio de 2015), y “El acabose democrático” (Ápeiron Ediciones, Agosto de 2017).

Check Also

La Elección Presidencial del 2018 y el secuestro de las Redes Sociales

La campaña presidencial ha comenzado formalmente el día 30 de marzo del presente año. No …

Romance del Zanate

A Paris Cano Sin ver si la rama cruje, seguirá cantando el ave, seguirá su …

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE